Justicia racial

Nuestra visión

Todos queremos estar saludables y seguros, vivir vidas libres y felices con dignidad y prosperidad, sin importar quiénes somos o el color de nuestra piel. Pero a muchas de nuestras familias, negras, latinas e inmigrantes, se les niegan estas cosas que todos merecemos. Ya no podemos ser ciegos ante las profundas grietas y divisiones que han existido durante mucho tiempo en la economía y la democracia de los Estados Unidos. Hasta que las comunidades negras y otras comunidades de color puedan prosperar, ninguna de nuestras comunidades podrá realmente prosperar. Es por eso que nos hemos comprometido a apoyar las exigencias de justicia racial y económica del Movimiento por las Vidas Negras y estamos pidiendo a cada candidato presidencial que tome medidas para:

  • Invertir y construir comunidades negras.
  • Exigir cuentas a las corporaciones por las inversiones en las comunidades de color.
  • Reducir la inversión en la policía y desmilitarizarla.
  • Reimaginar el papel de la policía y el sistema de justicia penal.
  • Brindar ayuda inmediata a las comunidades negras más afectadas por las crisis de salud pública y la economía derivadas de la pandemia.

Lo que está en juego

Donald Trump tiene un largo historial de hacer declaraciones racistas sobre las personas de color, los nativos americanos y personas de otros países, y de hacer declaraciones en apoyo a los supremacistas blancos. También tiene un historial de discriminación contra las personas de color antes de postularse para el cargo y en las políticas que ha apoyado como presidente. Trump:

  • Se refirió a Haití y a los países africanos como “países de m…” y se quejó de que, después de ver los Estados Unidos, los inmigrantes de Nigeria nunca “volverían a sus chozas”.
  • Dijo que había “personas muy buenas en ambos bandos” en referencia a los neonazis y supremacistas blancos que realizaron una protesta en Charlottesville, y a los manifestantes que defendían la equidad racial. Uno de los supremacistas blancos atropelló a manifestantes a favor de la equidad racial con su automóvil, matando a Heather Heyer e hiriendo gravemente a muchos otros.
  • Se refirió a las personas que protestaban contra la injusticia racial y la violencia a raíz de los asesinatos de George Floyd, Breonna Taylor, Ahmaud Arbery y otros como “matones”.
  • Ha utilizado el FBI para hostigar a activistas que abogan por la justicia racial, mientras minimiza los ataques violentos de los nacionalistas blancos.
  • Emitió una prohibición contra los musulmanes, frenando la inmigración de países de mayoría musulmana y cuatro países africanos.
  • Se refirió a los mexicanos como violadores, traficantes de drogas y delincuentes, y detuvo a un número récord de personas que buscaban emigrar a los EE. UU., incluidos bebés y niños, en entornos carcelarios.
  • Usó insultos raciales para describir el coronavirus, avivando el sentimiento anti-asiático. Luego de esto, los crímenes de odio contra los asiático-americanos han aumentado.
  • Antes de convertirse en presidente, fue demandado por el Departamento de Justicia por la política de sus empresas, que ordenaba a los empleados decirle a los solicitantes de arrendamiento negros que no había apartamentos disponibles, en violación de la Ley de Equidad en la Vivienda.

Mirando hacia el futuro

Necesitamos un liderazgo nacional que reconozca las divisiones que siempre han existido en nuestro país y se comprometa a unirnos a través de las razas para abordarlos. Necesitamos un presidente que dirija un gobierno que trabaje para todos nosotros, sin importar quiénes somos o de dónde venimos, y un país donde todos puedan estar seguros, ser libres y prosperar, ya sean negros, blancos, latinos, asiáticos o inmigrantes. Joe Biden se compromete a erradicar el racismo estructural en nuestras leyes e instituciones y a garantizar que las personas de color tengan una oportunidad real de salir adelante. Él se ha comprometido a:

  • Apoyar las principales leyes de reforma policial y vincular los fondos federales a los departamentos de policía con la conducta policial. Biden apoya los esfuerzos para cambiar el papel de la policía en nuestras comunidades, que a menudo responden a crisis de salud mental, abuso de sustancias y personas sin hogar, que otras entidades abordarían mejor.
  • Reducir la cantidad de personas encarceladas, enfocarse en la rehabilitación y eliminar las disparidades en la justicia penal basadas en la raza, el género y los ingresos.
  • Eliminar la brecha en la financiación entre los distritos escolares blancos y los no blancos y hacer que la universidad sea asequible para los estudiantes de color.
  • Garantizar que las personas anteriormente encarceladas puedan participar plenamente en la sociedad, incluido el acceso a la asistencia pública y su derecho al voto.
  • Restaurar las medidas de cumplimiento en la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, que hacen que sea ilegal que cualquier proveedor de servicios de salud que reciba fondos del gobierno federal se niegue a tratar a un individuo o de otra manera discrimine contra el individuo por su raza, color, origen nacional, sexo, edad o discapacidad.
  • Combatir las altas tasas de mortalidad materna entre las mujeres negras a nivel nacional utilizando el modelo de Cuidado Materno Colaborativo de Calidad de California (CMQCC, por sus siglas en inglés), que ha utilizado kits de herramientas para mejorar la calidad de la investigación, colaboraciones de divulgación a nivel estatal y su innovador Centro de Datos Maternos para mejorar los resultados de salud para las madres y los bebés.
  • Promulgar políticas que promuevan la movilidad económica de las personas de color y cierren las brechas raciales de riqueza e ingresos, como aumentar la propiedad de vivienda entre los negros, aumentar los beneficios del Seguro Social, facilitar la afiliación a un sindicato y reformar el seguro por desempleo para que más empleadores participen en programas de trabajo compartido durante la recesión.
  • Apoyar la igualdad salarial y aumentar el salario mínimo a $15 por hora y extender el derecho de unirse en un sindicato a miles de personas que han sido excluidas previamente por leyes injustas y obsoletas. Las personas excluidas de los sindicatos por leyes obsoletas son desproporcionadamente personas de color.
  • Hacer que el derecho al voto, los derechos civiles y el derecho a la igual protección sean reales para los afroamericanos y todas las personas de color.
  • Abordar la justicia ambiental, reconociendo que las cargas y beneficios ambientales se han distribuido de manera desigual a lo largo de las líneas raciales y socioeconómicas, no solo con respecto al cambio climático, sino también a la contaminación de nuestro aire, agua y tierra.
  • Apoyar una reforma migratoria justa y humana que dé la bienvenida a los inmigrantes en nuestras comunidades, ayude a crecer y mejorar nuestra economía, y salvaguarde nuestra seguridad.

Lo que está en juego

Seleccione cada uno de los temas a continuación para saber por qué esta elección es la más importante de nuestras vidas.